Un paseo cultural en Cosquín

Para días fríos o nublados, Cosquín tiene una innumerable oferta de espacios culturales para visitar y viajar a través de su historia.

Un buen punto para empezar el recorrido es el Museo del Artesano, un espacio que cobija las artesanías elaboradas por los orfebres de la zona. Hay piezas de distintos materiales como lana, madera, cueros metales y piedras. El recorrido dura unos 40 minutos y la entrada es libre y gratuita. Así, el visitante podrá conocer sobre las distintas técnicas de fabricación y los productos hechos a mano por los lugareños.

Desde allí, se puede salir a la Plaza Próspero Molina y recorrer el Patio de las Esculturas ubicado en la entrada del Salón Cura Monguillot. Las figuras de Mercedes Sosa, Jorge Cafrune, Atahualpa Yupanqui, Hernán Figueroa Reyes y Horacio Guarany decoran los rincones de este espacio. ¿Un clásico? Sacarse una foto posando al lado de los grandes artistas de la música nacional.

Entre el pasado y los sabores
El Museo Camín Cosquín invita a sacar de paseo los ojos a través de toda una colección de mineralogía. A unos 2 kilómetros de la Plaza Próspero Molina, uno podrá admirar objetos valiosísimos de arqueología y paleontología de la zona. Además, se podrá disfrutar de una extensa colección de piedras preciosas y semipreciosas en estado natural.

Una buena manera de terminar el recorrido es visitando la Confitería Europea, un emblema de Cosquín. A pesar de los cambios de la fachada, este lugar conserva las mismas recetas que desde hace 104 años. Histórica, esta esquina de Cosquín se convirtió en la primera peña de las noches coscoínas y allí compartieron mesa desde Mercedes Sosa hasta Argentino Luna.

Ubicada entre las calles Perón y Sabatini, es una parada obligatoria para un rico té y exquisiteces como el pan dulce y las masas secas. Entre trago y trago, algún rasgueo de guitarra se colará en el oído y bañará el lugar de folclore.

2021 © Nogo All Rights Reserved.