Descubri Punilla

Cosquín Rock 2022, un mar de gente feliz.

Cosquín Rock 2022, un mar de gente feliz. Sepia Fotografía

El aeródromo de Santa María de Punilla, en Córdoba se convirtió en el centro de este mega festival de música que congregó a más de 80.000 personas.

Una lista casi interminable de grupos derrochó su furia rockera en los escenarios en la edición 22 del Cosquin Rock.

La Mona Jiménez estuvo a cargo del cierre y junto a él, Juanse y Micky Rodríguez pusieron el punto final a una edición que se caracterizó por la alegría del reencuentro pero también por haber atravesado en forma definitiva las fronteras entre los géneros. Fito Páez, Divididos, Las Pelotas, Skay y Los Fakires, Ciro y Los Persas, Babasónicos, Wos, La Mona Jiménez, Julieta Venegas, Los Auténticos Decadentes, Guasones, Él Mató a un Policía Motorizado, Eruca Sativa, Turf, Airbag, Los Espíritus, Bándalos Chinos, Miranda y María Becerra fueron algunos de los músicos que iluminaron las sierras a fuerza de música.

La primera jornada musical tuvo 45 mil espectadores que disfrutaron de los Escenarios Norte y Sur pero también formaron parte de las otras siete propuestas musicales distribuidas en espacios, carpas, y en la Casita del Blues, el espacio blusero del festival que mantiene intacta su mística. Por ahí pasaron La Mississippi, Mustang Cowboys y Celeste Carballo, entre otros artistas del género. Pero fue el escenario Norte el que se destacó por su gran variedad estilística. Allí Wos fue uno de los artistas más esperados, que subió al escenario luego de Skay y los Fakires. Por allí también pasó Babasónicos, Él Mató a un policía motorizado, Ciro y los Persas con clásicos como “El farolito”, “Como Alí”, “Tan solo”, “Pistolas” y “Pacífico”.
También en el escenario Norte Los Auténticos Decadentes pusieron las últimas melodías y baile de una primera noche a todo pogo. En el escenario Sur, también se vivió música de diversos géneros. Se cruzaron Turf, Julieta Venegas, Trueno, La Delio Valdez, Zoe Gotusso, El Kuelgue y Soy Rada & the Colibriquis. Las propuestas de las bandas fueron recibidas con alegría y entusiasmo en el público. Las Pelotas completó la asistencia perfecta al festival y esta vez lo hizo en la carpa exclusiva, mezclando versiones acústicas con eléctricas, como estuvo destinada en años anteriores a las propuestas de Catupecu Machu o Los Auténticos Decadentes.


La segunda jornada del festival, con 40 mil personas completó la cifra de 85 mil que no quisieron perderse este reencuentro sublime de rock, fiesta y sierras. Al atardecer, Fito Páez fue la estrella del Escenario Sur. El abrazo entre el rosarino y el público de Cosquín fue uno de los momentos más esperados que logró un especial brillo con un show que comenzó con “Vamos a lograrlo” y “Lo mejor de nuestras vidas”, “Los años salvajes”, “El chico de la tapa” y “11 y 6”, entre otros grandes clásicos de Páez. No estuvieron ausentes “El Amor después del amor”, “Circo Beat”, “Al lado del camino”. Durante el recital, el músico recordó a sus colegas Charly García y Luis Alberto Spinetta. Como nunca faltan las figuras internacionales, en ese escenario más temprano habían hecho su debut los españoles Love and Lesbian quienes están de gira por la Argentina. También Miranda!, Juan Ingaramo y María Becerra. El impecable cierre fue de Los Espíritus, luego de un show consagratorio de Bándalos Chinos. Mientras en el escenario Norte, Divididos arrancó con un show potente pleno de clásicos como “Ala delta”, “El 38”, “Rasputín”, ¿“Qué tal?”, “Paisano de Hurlingham” y “Haciendo cosas raras”. Horas antes se sucedieron algunas perlitas como la versión de “Balada del diablo y la muerte” de Airbag, previo al paso de los uruguayos de La Vela Puerca, otro clásico del festival. Cosquín Rock festejó el hoy, el presente y el regreso a la provincia que vio nacer el festival más importante de Latinoamérica.
Cosquín Rock celebró la historia de sus 22 años con una edición renovada y diversa, en la propuesta artística y conceptual.

Las sierras de Córdoba ya saben de rock, las calles de Santa María Punilla se transformaron en la ciudad de la fiesta con todos sus significantes. La primera noche, inolvidable, difícil de salir; el segundo día, imposible no regresar.

2022 © Nogo All Rights Reserved.